En el caso de los conejos enanos, son animales sumamente tiernos y cariñosos que pueden hacernos felices durante varios años.

No hay duda de que tener una mascota en casa aumenta, de forma significativa, la felicidad hogareña, tanto de mayores como de niños.

Está claro que no estamos en presencia de una simple mascota, si no que requiere de algunos cuidados precisos para que pueda tener una mayor calidad de vida.

En este sentido, para ayudarlos a tener una vida plena, saludable y lo más larga posible, es imprescindible que los cuidemos y alimentemos de la mejor manera, ya que presentan cualidades físicas que lo hacen una mascota particular.

¿Qué tiene que comer el conejo?, ¿Cómo saber si tiene parásitos u otras infecciones?, ¿Dónde es mejor que duerma?, son sólo algunas de las preguntas más frecuentes que se hacen las personas que deciden tener un conejo enano en casa.

Características

Tal y como su nombre lo indica, este conejo es sumamente pequeño. Su peso varía según la raza, pero está entre los 800 gramos y los 2,3 kilos.

Esto ya supone un cuidado especial, puesto que un simple pisotón puede causarle severos daños al animalito.

Al igual que ocurre con los seres humanos y otros animales, el enanismo se debe a problemas puntuales en el organismo.

En el caso de los conejos en particular, la causa está en un mal funcionamiento de la hipófisis, responsable de la hormona del crecimiento. Al producir cantidades insuficientes, el animal nace sano, pero enano.

En lo que respecta a su aspecto, es realmente muy adorable. Tiene orejas cortas y redondeadas, nariz chata y un pelaje extremadamente suave que invita a acariciarlo todo el tiempo.

Por otra parte, es un animal que suele ser miedoso y sensible, por lo que es imprescindible que se relacione rápidamente con los integrantes de la familia y, en caso de que haya, otras mascotas.

Cuidados

Entre las atenciones más urgentes, tenemos que hacer hincapié en las vacunas, los parásitos y la castración. Los primeros dos procesos se llevan a cuando el animal es apenas un cachorro.

Luego, hay otras cuestiones más regulares, como el espacio que tenemos para que el conejo se mueva (es decir, la jaula) y las visitas rutinarias al veterinario.

Precisamente, la elección del profesional es un aspecto sumamente importante, debido a que el conejo no es una de las mascotas más elegidas por las personas.

Por eso, es vital que tenga conocimientos sobre el animal, ya que, además, en estos casos específicos, se trata de un conejo enano, que requiere de cuidados minuciosos.

Está claro que el veterinario cumple un rol fundamental en la vida de nuestro conejo. Entre otras cosas, es quien elabora el calendario de vacunación, el que lo va a desparasitar, y el que va a recetar el alimento ideal.

Además, es el profesional al que vamos a recurrir si es que nuestra mascota tiene un contratiempo inesperado.

Por esta razón, es fundamental encontrar un profesional que, en primer lugar, sea bueno en lo que hace y con el que, además, podamos entablar una buena relación para que conozca en profundidad a nuestro conejo.

Este conocimiento del veterinario hará que el control sobre su salud y alimentación sea mucho mejor y, por lo tanto, va a saber qué comida recetar, qué malestar le afecta y qué pasos seguir para su bienestar.

Alimentación

Al igual que sucede con las personas, la alimentación es imprescindible para que el conejo tenga una vida saludable.

En este sentido, lo ideal es que sea balanceada, rica en proteínas, vitaminas y nutrientes y que, además, sea baja en grasas.

Por esta razón, la dieta que los profesionales recomiendan es aquella que está compuesta por heno, verduras y frutas secas.

En este punto, es necesario tener en cuenta que los piensos comerciales para conejos no son tan nutritivos como los productos frescos. No obstante, es posible combinar ambos.

También, es preciso saber que, para mantenerse sano, lo ideal es que el animal coma mucho forraje (heno, alfalfa, césped) y pocos granos.

Al mismo tiempo, es clave que las frutas frescas no estén en la jaula más de 24 horas, ya que, pasado ese tiempo, se empiezan a fermentar.

Otro factor importante de estos animales enanos es que su sistema digestivo es especial, ya que pueden tardar hasta dos días en hacer la digestión, debido a que el intestino funciona de forma pasiva.

Por eso, los especialistas recomiendan que el conejo coma en cantidades muy pequeñas y repartidas a lo largo del día.

A su vez, los veterinarios, bajo ningún punto de vista, aconsejan darle a la mascota alimentos que comemos nosotros a diario, por lo que no le des jamás las sobras de un almuerzo o cena.

Por último, es imprescindible que el animal tenga agua en su jaula en todo momento, ya que la hidratación es fundamental.

La jaula

Sin duda, cuando eliges tener un conejo en casa, es vital pensar en una jaula cómoda.

Un primer consejo es colocar este objeto cercano a los lugares en los que habitualmente se reúne la familia, como puede ser la cocina o el salón. Esto es para facilitar el proceso de socialización.

Además, es muy importante que la jaula sea lo suficientemente grande para que se pueda mover con tranquilidad y comodidad.

Para su confortabilidad, es necesario que en el interior haya una cama. En este sentido, para animales tan pequeños, lo recomendable es usar los pellets de papel reciclado, que absorben mejor la orina del conejo.

Por último, no cabe duda de que es imprescindible colocar en la jaula el bebedero de agua, para que el animalito tenga la posibilidad de hidratarse constantemente. Este objeto debe estar siempre limpio.

En definitiva, el conejo enano puede resultar un gran amigo para ti y tu familia. Con los cuidados pertinentes, disfrutarás de su ternura y compañía durante varios años.